logo
Fotografía de Benito Arnó e Hijos S.A.U
Fotografía de Benito Arnó e Hijos S.A.U


 
15213
Pista de atletismo de Campo Claro (Tarragona) con motivo de la celebración de los Juegos del Mediterráneo de 2018
2016-2017
ZFA Architecture & Urban Lab

Pista de atletismo de Campo Claro

En motivo de la celebración de los XVIII Juegos del Mediterráneo en Tarragona, uno de los proyectos realizados ha sido la remodelación integral de la pista de atletismo de Camp Clar.   El proyecto consiste en la sustitución del edificio de vestidores y gradas del estadio, un tótem, la remodelación de la pista y de los equipamientos auxiliares y la construcción de una pasarela peatonal que da acceso a las gradas además de comunicarlo con el edificio de la piscina. Todos los elementos han sido ejecutados con la excepción del Tótem.  

Edificio de vestuarios:

El edificio de vestuarios se resuelve en un solo volumen que incluye los vestidores, las instalaciones y una gran recta de calentamiento. La estructura del edificio, de 120 metros de longitud, se resuelve con pórticos de hormigón prefabricado en sentido transversal. El forjado se ha solucionado con losas alveolares y con los propios elementos que forman las gradas, también prefabricados.

Tótem:

Aunque esta parte no ha sido ejecutada, el proyecto incluía un Tótem en la plaza central del complejo. Consiste en un elemento con forma de prisma de 24 metros de altura, que a partir de un tercio de la altura aproximadamente, se abre en dos de los lados para dejar visto su interior donde estaba proyectada iluminación.

Está resuelto con muros de hormigón armado de 30 cm de espesor en toda la altura. Cabe destacar el cambio de alineación de estos muros en contacto con el terreno, hecho que implica una gran losa de transición que queda escondida en el interior del volumen.  

Pasarela para peatones:

Por la libre geometría de la pasarela se ha realizado con hormigón in situ. El tablero y las barandillas trabajan conjuntamente como sección en U, con excepción de los puntos donde la barandilla de hormigón es substituida por una de cristal, dónde la losa trabaja como voladizo.

El tablero está apoyado sobre muros de hormigón de sección variable con la posición aleatoria tanto de distancia como de posición relativa al tablero.

Cabe destacar que la longitud total de la pasarela es de 130 metros aproximadamente, los cuales se han dividido en dos tramos con una junta de dilatación; el tramo más largo tiene 75 metros. Para poder realizarlo se han diseñado los apoyos laterales sobre elastómeros que permitiesen el movimiento y el giro del tablero, además de trabajar con aditivos el hormigón para controlar su retracción y evitar así la fisuración.